glaucoma research foundation logo in black
Search
Generic filters
Filter by Categories
Eye Health
Personal Stories
Facts & Stats
Lifestyle Tips
Eye Exams
Treatments
Q&A
Research Updates
News
Search
Generic filters
Filter by Categories
Eye Health
Personal Stories
Facts & Stats
Lifestyle Tips
Eye Exams
Treatments
Q&A
Research Updates
News

Glaucoma traumático

Glaucoma traumático es cualquier glaucoma provocado por una lesión en el ojo. Este tipo de glaucoma puede ocurrir tanto inmediatamente después de una lesión en el ojo como años después.

Volver a la página principal del blog

traumatic glaucoma

Puede ser ocasionado por lesiones que lastiman el ojo (llamadas traumatismo contundente) o por lesiones que penetran en el ojo.

Las afecciones como miopía grave, lesión previa, infección o cirugía previa también pueden hacer que el ojo sea más vulnerable a una lesión ocular grave.

 

TRAUMATISMO CONTUNDENTE

Como resultado de una lesión inmediata, glaucoma traumático es provocado con más frecuencia por un traumatismo contundente, que es una lesión que no penetra en el ojo, como un golpe en la cabeza o una lesión directamente en el ojo.

La causa más común es por lesiones relacionadas con los deportes, como el béisbol o el boxeo. Normalmente, el líquido ocular fluye desde la parte frontal del ojo a través de la pupila y luego se absorbe en el torrente sanguíneo a través de una red de canales de drenaje alrededor del borde externo del iris.

Cuando se produce un traumatismo contundente, se pueden ocasionar daños en este sistema. La causa más común es el cuerpo ciliar, la parte del ojo que produce líquido ocular, dentro del desgarro ocular. Esto puede causar sangrado dentro del ojo.

La cantidad excesiva de sangre, plasma y residuos puede acumularse y obstruir el sistema de drenaje. Esto puede ocasionar un aumento de la presión ocular, que puede dañar el nervio óptico.

La presión ocular elevada debido a un traumatismo contundente se trata manteniendo la presión ocular en niveles seguros mientras el ojo drena el exceso de sangre. Primero se suelen probar los medicamentos para glaucoma para controlar la presión ocular. Si esto no es suficiente para controlar la presión ocular, puede ser necesaria una cirugía.

La presión ocular elevada después de un traumatismo contundente es temporal en la mayoría de los casos. Sin embargo, es importante asegurarse de realizarse exámenes oculares de seguimiento regulares.

En algunos casos, los canales de drenaje dañados en el ojo pueden acumular un exceso de cicatrización. Esta cicatrización bloquea el flujo de líquido y puede provocar glaucoma. Este tipo de glaucoma, llamado glaucoma por recesión angular, puede ocurrir muchos años después de la lesión inicial.

La recesión angular se observa en un examen como un desgarro en la base del iris donde están los canales de drenaje. Glaucoma por recesión angular puede ser difícil de tratar. Los tratamientos pueden incluir medicamentos que reducen la producción de fluido en el ojo, cirugía láser o cirugía de filtrado.

 

LESIÓN OCULAR PENETRANTE

Glaucoma traumático también puede ser provocado por lesiones penetrantes en el ojo, como las causadas por un instrumento afilado o por residuos voladores. La presión ocular suele ser más baja justo después de que se produce la lesión. Una vez que la herida se cierra, el tejido dentro del ojo puede hincharse e irritarse, y puede producirse sangrado, lo que hace que la presión ocular aumente.

Los aumentos a corto plazo de la presión ocular se controlan de manera similar a los casos de traumatismo contundente. Sin embargo, el tejido dañado y la cicatrización de una lesión ocular penetrante pueden provocar la obstrucción de los canales de drenaje.

Glaucoma debido a una lesión ocular penetrante se trata mejor con medidas preventivas cuando se produce la herida inicial. La terapia con corticoesteroides para ayudar a prevenir el daño tisular y la cicatrización, y los antibióticos son un componente importante del tratamiento inicial. El tratamiento inicial también puede incluir cirugía para eliminar el exceso de líquido ocular o reducir el tejido inflamado.

Si glaucoma se desarrolla a largo plazo, los medicamentos que reducen la producción de fluido ocular suelen ser el primer método de tratamiento, seguido de una cirugía de filtración.

Artículo de la Dra. Ruth D. Williams, especialista en glaucoma de Wheaton Eye Clinic en Wheaton, Illinois, y expresidenta de la Academia Estadounidense de Oftalmología.

image_print
back of mailing envelope. snail mail icon.

Print Subscription

(The printed edition of the Gleams newsletter is only available if you live in the United States or Canada)

Name(Required)
Address(Required)
This field is for validation purposes and should be left unchanged.

You can unsubscribe at any time. GRF will not share your personal information with any other organizations. Please see our Privacy Policy for further information.